¿Que pasó con la tradicional “Negrita” que todos hablan de ella?

Comparte

Hay días en que ciertos temas toman más fuerza que la política, lo social o lo realmente importante para las vidas de los ciudadanos, sin desmerecer la discusión que nos convoca. Este miércoles la empresa Nestlé anunció que le cambiaría el nombre a su tradicional producto “Negrita”, que se pasará a llamar “Chokita”.

La empresa suiza de alimentos tomó esta determinación argumentando que los tiempos han cambiado y que se da en el marco de un proceso de revisión a nivel mundial de sus más de 2 mil marcas.

“La revisión consideró las sensibilidades de distintos grupos sociales en todos los países en que la compañía está presente y concluyó que la marca ‘Negrita’, nacida hace más de 60 años en un contexto completamente distinto debe ser reemplazada”, aseguraron desde la compañía.

Al mismo tiempo añadieron que “En Nestlé impulsamos una cultura diversa e inclusiva basada en los valores del respeto y la No Discriminación”.

El hecho se tomó las redes sociales y provocó enfrentamientos generacionales y políticos, aludiendo algunos al concepto de “generación de cristal”, disputa que a ratos se dio vueltas.

La historiadora Hillary Carroll Hiner, puso la pelota al piso mostrando una de las publicidades antiguas de la Negrita, cuando el producto era fabricado por Hucke, que fue adquirida posteriormente por Nestlé.

El mensaje apareció mucho en Twitter con casi 1.200 likes, explicando que la publicidad original mostraba “claramente estética de diseños racistas de ‘pickanninnies’, en referencia a los niños afro pobres del sur de Estados Unidos.

Una de las opiniones más viralizadas fue la del periodista y editor de Pulso, Rodrigo Cárdenas, quien señaló que “creo que en este caso la discriminación estaba en los ojos y mente de los ejecutivos de Nestlé, no de los consumidores. No creo que nadie cuando pensaba en las galletas Negrita pensaba que era por el color de piel de la gente negra, sino que por el color de la galleta nomás”.

La nota de T13 incluye el testimonio de la actriz Elvira Cristi, quien en 1993, cuando tenía 15 años, protagonizó uno de los comerciales de la galleta bañada en chocolate.

Entre las posiciones en disputa hay un sector conservador, vinculado muchas veces a la derecha tradicional, que aseguró que dejaría de comprar el producto y otros sin identificación clara, que creen que “se le está poniendo mucho color a la situación”.

Los memes no se hicieron esperar y la gente comenzó a cambiarle el nombre a varios confites, por ejemplo el emblemático Golpe, al que renombraron como “pronunciamiento”.


Comparte